XXXVIII Concurso de Cuento y Poesía de Vicálvaro

El 23 de abril, coincidiendo con el Día del Libro, se entregaron, en el Centro Cultural El Madroño, los premios del XXXVIII Concurso de Cuento y Poesía de Vicálvaro. Una nueva edición y un nuevo éxito de participación.

AVV

Gracias por estar hoy aquí. Y, sobre todo, gracias por participar la XXXVIII edición del Concurso de Cuento y Poesía de Vicálvaro que organizamos en la AVV, un certamen modesto, pero con solera (casi 40 años) y, lo más importante, de nuestro barrio, de nuestro distrito. Gracias también a la Librería Jarcha y a Arci Nature porque sin su apoyo tampoco podríamos estar hoy aquí. Todo nuestro reconocimiento por ese respaldo que nos dais año tras año.

Esta actitud de colaboración contrasta de forma notable con la que ha mantenido la Junta Municipal durante los últimos cuatro años y eso que al frente ha estado un escritor, del que esperábamos algo más que indiferencia, aunque no seamos el Premio Planeta, pero es el nuestro.

Algunos ejemplos de ese escaso apoyo institucional. Cuando llegó el nuevo equipo de gobierno de Ciudadanos, en 2019, ese primer año, nos denegaron la subvención que se concede a las entidades del Distrito para fomentar la participación ciudadana. Nuestro proyecto, con más de 40 años de historia, no obtuvo valoración suficiente. Por eso, lo reescribimos y revisamos para que pudiéramos conseguir esa subvención que asegurara su supervivencia, algo que logramos en 2022, el año que retomamos la actividad, una vez superada la pandemia.

En las dos ediciones que hemos celebrado desde 2019, siempre se ha invitado al concejal Martín Casariego a asistir a la entrega de premios (incluso se le ofreció ser parte del jurado, algo que rechazó), pero nunca ha venido. El año pasado, en 2022, el señor Casariego nos comunicó que no podía asistir porque tenía otros compromisos previos. Tampoco envió a nadie en representación suya. Este año, nuestra invitación ni tan siquiera ha recibido respuesta alguna. El único apoyo que nos ha brindado la Junta Municipal se ha limitado a cedernos el salón de actos para poder entregar hoy los premios. Es más, hace unas semanas, nos enteramos de que la Junta decidió contraprogramar nuestro certamen literario, organizando otro en los colegios del Distrito, coincidiendo prácticamente con las fechas del nuestro. En realidad, nos alegra mucho tener otra actividad cultural en Vicálvaro, pero podían haber elegido otra fecha o contactar con la AVV para buscar algún tipo de colaboración.

Quizás esta indiferencia hacia nuestro concurso sea una buena metáfora de la indiferencia que este concejal ha sentido hacia nuestro Distrito en general durante estos 4 años. Sin embargo, lo más importante es que ellos se irán, siempre se van, y nosotros y nosotras seguiremos en Vicálvaro organizando este modesto certamen y muchas otras actividades para reforzar la escasa oferta cultural que tiene un distrito periférico como el nuestro.

Algunas cosas que os tenemos que contar sobre la edición de este año. En primer lugar, enhorabuena a quienes estáis hoy aquí porque sois finalistas.

  • Se han presentado 130 trabajos, casi el 30% más que el año pasado. Eso sí, la gran mayoría a última hora, lo que ha mantenido la incertidumbre hasta el final.
  • La categoría más flojita ha sido la de poesía juvenil. Por eso, queremos animar a los jóvenes a escribir poesía porque, como dijo Federico García Lorca, “la poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio”.
  • En la categoría de cuento juvenil, son 11 los finalistas porque el jurado consideró que esos 11 merecían pasar todos a la final.
  • Por último, leed bien las bases y no olvidéis incluir todos los datos en los sobres. De nuevo este año, ha habido alguna persona finalista a la que no hemos podido localizar porque no puso su teléfono y es una pena.

Homenaje a Pablo Neruda

Buenos días a todas y todos, bienvenidos a la Edición nº 38 del Concurso de Cuento y Poesía organizado por la Asociación Vecinal de Vicálvaro en lo que es, sin duda, el evento cultural más importante del distrito. 38 ediciones que acumulan centenares de trabajos en forma de cuentos, poesías y microrrelatos fomentando no solo la escritura sino también la imaginación, la creatividad, la inventiva de quienes cometen la osadía de enfrentarse a un papel en blanco.

En lo más personal, quiero agradecer a la Asociación Vecinal que vuelva a contar conmigo ahora que las circunstancias me han alejado del distrito y de sus vecinas y vecinos. Volver a ver a quienes tuve la suerte de conocer y con quienes trabajé por mejorar Vicálvaro me emociona más de lo que yo creía que me iba a emocionar.

Y es que durante 38 años, el Concurso de Cuento y Poesía era una fecha señalada en el calendario de nuestra Asociación Vecinal que venía a revolucionar la actividad pero también a sensibilizar a esos personajes duros bregados en la lucha social y que tomábamos conciencia de que la cultura es también un campo de batalla que no se puede abandonar al oficialismo. La apuesta por el fomento de la cultura popular, la generada por las clases populares, por sus hombres y mujeres, por sus niños y sus niñas ha sido, desde los orígenes de la Asociación Vecinal de Vicálvaro, uno de sus santos y señas.

Y en esa dinámica, también entendimos que eventos de este tipo también tenían que servir para recordar y reivindicar los protagonistas de nuestra historia, la historia que trata de ocultar e invisibilizar la historia oficial. Nuestros y nuestras poetas, novelistas, músicos o pintores que pretenden relegarlos a los rincones del olvido.

En esta edición queremos recordar al gran Pablo Neruda, chileno de nacimiento, universal por su trabajo. En este año, y concretamente el 23 de setiembre, se cumplirán 50 años de su asesinato en su casa de Isla Negra, un pequeño pueblo a orillas del Pacífico que tuve la suerte de visitar hace unos años.

Cuando llegó a Santiago en 1921, con apenas 16 años, y aunque era muy joven, ya había publicado sus primeros poemas. Adoptó el seudónimo Pablo Neruda para evitarse problemas familiares ya que su padre no estaba de acuerdo con que fuera poeta.

Pero él estaba muy seguro de lo que quería y fue así como en 1923, antes de cumplir 20 años, el poeta publicaría su primer libro: Crepusculario. Un año más tarde, publicó un libro que tal vez habéis escuchado nombrar: Veinte poemas de amor y una canción desesperada. ¡Este libro lo convirtió en uno de los autores más reconocidos de Chile!

Pero Neruda tenía, además de un fuerte compromiso con su poesía, también con la historia política y social de su país. Tal como lo cuenta en sus memorias, había visto el retorno de miles de obreros del salitre a la capital, la lucha de los estudiantes y las clases populares, y la fuerte represión de las clases dominantes que utilizaban el Ejército para defender sus intereses.

La política se introdujo en su poesía y lo impulsó a comenzar una carrera diplomática, también a muy temprana edad. Con 22 años fue nombrado Cónsul chileno en Birmania. Pablo Neruda saldría al mundo, dando a conocer su poesía y reforzando su compromiso con la justicia social. Por esa misma época, publicaría «Residencia en la Tierra», un libro que lo haría conocido internacionalmente. Los siguientes destinos del Neruda diplomático serían Ceylán, Java, Argentina y España.

Su presencia en nuestro país sería especialmente importante para su poesía porque conocería a otros poetas y artistas muy importantes como Federico García Lorca y Pablo Picasso, entre otros. En 1936 estalló la guerra civil española y Neruda mostró su clara posición antifascista contra el golpe de estado liderado por Franco.

Esta postura política del poeta tuvo una consecuencia: lo destituyeron de su cargo, así que tuvo que regresar a Chile. Pero a pesar de la lejanía logró ayudar a los refugiados españoles.

Los siguientes destinos serían Francia y México. Su último período en el Servicio Exterior de Chile en calidad de embajador, fue en París, desde marzo de 1971 hasta fines de 1972, momento en el que presentó su renuncia como embajador. Su vuelta a Chile sirvió para respaldar la democracia dirigida por Salvador Allende.

Pablo Neruda fue una figura clave de la política y la cultura del siglo XX, no solo de Chile, sino de todo el mundo. En 1971 recibió el Premio Nobel de Literatura, siendo el sexto escritor de habla hispana y el tercer latinoamericano en recibir tan importante distinción.

Pero los enemigos de los pueblos ni olvidan ni perdonan y el golpe de estado de Pinochet no solo acabó con la democracia sino también con la vida de Allende y Neruda. El escándalo internacional que suponía su asesinato, dado su carisma labrado durante años en el mundo de la diplomacia como en el de la cultura, obligó a la dictadura chilena a enmascarar este crimen como una muerte natural. Tan solo recientemente se ha demostrado, tras la exhumación de su cadáver, que fue envenenado.

Las organizaciones populares no solo no podemos olvidar a los nuestros sino que tenemos la obligación de difundir sus obras y la verdad sobre sus vidas. Por eso os animamos a que leáis libros como «Confieso que he vivido», «Veinte poemas de amor y una canción desesperada», «Estravagario», «Odas elementales» o «Canto general». Y también a que, a la par que despertáis vuestra imaginación participando en certámenes como el que nos junta esta mañana, también la despertéis para imaginar un mundo real donde la imaginación no sea cercenada por los enemigos de la libertad.Sirva pues, esta edición 38 del Certamen de Cuento y Poesía organizado por la Asociación Vecinal de Vicálvaro para honrar la memoria y reivindicar a un Neruda al que asesinaron físicamente pero no pudieron hacerlo desaparecer.